22 de octubre de 2012

Seras triunfador...


Cuando el egoísmo no limite tu capacidad de amar,
cuando confíes en ti mismo aunque todos duden de ti,
y dejes de preocuparte por el que dirán.

Cuando tus acciones sean tan concisas
en duración como largas en resultados.

Cuando puedas renunciar a la rutina
sin que ello altere el metabolismo de tu vida.

Cuando sepas distinguir la sonrisa de la burla
y prefieras la eterna lucha que la compra de la falsa victoria.

Cuando el ser espontáneo te libere del método.
Cuando actúes por convicción y no por adulación.

Cuando puedas ser pobre sin perder tu riqueza
y rico sin perder tu humildad.

Cuando sepas perdonar, tan fácilmente como ahora te disculpas.
Cuando puedas caminar junto al pobre sin olvidar que es un hombre y junto al rico sin pensar que es un Dios.

Cuando sepas enfrentarte a tus errores
tan fácil y positivamente como a tus aciertos.

Cuando halles satisfacción compartiendo tu riqueza.
Cuando sepas manejar tu libertad
para pensar, hablar, leer, escribir
y hasta escuchar sin caer en los excesos.

Cuando sepas obsequiar tu silencio
a quien no te pide palabras,
y tu ausencia a quien no te aprecia.

Cuando ya no debas sufrir para conocer la felicidad
y no seas ya capaz de cambiar tus sentimientos o tus metas por el placer.

Cuando no trates de hallar respuesta en las cosas que te rodean,
SINO EN TU PROPIA PERSONA.

Cuando aceptes los errores.
Cuando no pierdas la calma

Entonces y sólo entonces, SERÁS UN TRIUNFADOR

Los encuentros


Los encuentros más importantes ya han sido planeados por las almas antes incluso de que los cuerpos se hayan visto.

Generalmente estos encuentros suceden cuando llegamos a un límite, cuando necesitamos morir y renacer emocionalmente.

Los encuentros nos esperan, pero la mayoría de las veces evitamos que sucedan. Sin embargo, si estamos desesperados, si ya no tenemos nada que perder, o si estamos muy entusiasmados con la vida, entonces lo desconocido se manifiesta, y nuestro universo cambia de rumbo.

PAULO COELHO - "Once Minutos"

11 de octubre de 2012

Río Tinto

El río Tinto es otro de los lugares asombrosos sobre la faz de nuestro bello planeta, en la antigüedad era conocido como Luxia, y se encuentra en la provincia de Huelva, Andalucía, al sur de España, es un lugar tan bello y diferente debido a la coloración de sus aguas, tiene un ph muy ácido, una coloración rojiza y gran contenido de metales pesados, principalmente de hierro. En sus aguas habitan microorganismos que se alimentan solo de minerales y que se adaptan a hábitats extremos.

El río tinto también ha sido testigo de el paso de la historia de los humanos, ya que muchas civilizaciones se asentaron a lo largo de el, como es el caso de los íberos (3000 ac), fenicios, romanos y musulmanes, fue un área de mayor interés por la minería de cobre, hierro y manganeso.

Pero sin duda las imagenes hablan por si solas: